v[1]

¿Qué es el vértigo?
El vértigo es una ilusión de movimiento del entorno o de uno mismo. El paciente siente que las cosas dan vueltas alrededor suyo, o que es él quien gira alrededor de las cosas. Esta sensación de movimiento es habitualmente de balanceo, giratorio o de desplazamiento.

¿Por qué se produce el vértigo?
El vértigo se produce cuando hay una alteración del sistema vestibular, que es el sistema del equilibrio, el cual está alojado en el oído interno y cuyo centro neurológico está en el tronco del encéfalo.

¿Cuántos tipos de vértigo existen?
Existen 2 tipos de vértigos:
El vértigo periférico es el más frecuente, y es causado por la afectación del laberinto en el oído interno y el nervio vestibular que lleva la información del equilibrio hasta el cerebro. El vértigo posicional paroxístico benigno, la Enfermedad de Menière y la neuritis vestibular, son los más comunes.
El vértigo central es debido a la alteración de los centros neurológicos a nivel del encéfalo.

¿Cuáles son los síntomas?
El vértigo periférico aparece de forma brusca ante los cambios posturales, especialmente desde la posición acostada, con sensación de giro del entorno o de la persona misma. Se puede presentar pérdida de audición y zumbidos, presión y dolor en el oído, con/sin náuseas y vómitos. Tiene una recuperación rápida.
El vértigo central se presenta de forma lenta y progresiva, con una sensación de inestabilidad. Es frecuente la existencia de alteraciones de la marcha y postura con inestabilidad muy llamativa, visión doble, problemas para tragar y dolor de cabeza intenso. Tiene una recuperación lenta.

¿Quién puede padecerlo?
Cualquier persona puede padecer vértigo. Los síntomas de inestabilidad pueden surgir tanto en la infancia como en la ancianidad.

¿Cómo se diagnostica?
Una correcta historia clínica permite alcanzar el diagnóstico, así como una minuciosa valoración de oídos, nariz y garganta por el especialista, no sólo para explorar su conformación, sino para valorar la función de ciertos nervios craneales, que pueden dar información importante para la diferenciación entre un vértigo central y uno periférico. Luego, se lleva a cabo un estudio de la función auditiva para precisar más aún si la causa es central o periférica.

¿Cuál es el tratamiento?
El tratamiento dependerá de la causa que lo produce y, por lo general, va desde maniobras o ejercicios posicionales (Vértigo Posicional Paroxístico Benigno), o simplemente dieta baja en sal y diuréticos (Enfermedad de Menière), y la adición de un antagonista de los canales de calcio (Cinaren)

Recuerde:
• Si padece de vértigo consulte a su médico quien diagnosticará su causa y le indicará un tratamiento efectivo.

Comentarios