16924-p0[1]

¿Qué es la vaginosis bacteriana?

Es una infección vaginal causada por un desequilibrio bacteriano. La vagina de una mujer normalmente contiene muchas clases de bacterias. Cuando el equilibrio de dichas bacterias se rompe, algunas de éstas mueren mientras que otras se multiplican, dando origen a esta condición. Ocurre en mujeres sexualmente activas y, por lo general, va acompañada de flujo vaginal, olor, dolor, picazón o ardor.

¿Cómo se contrae la vaginosis bacteriana?

La causa de la vaginosis bacteriana no se conoce del todo, lo que si está claro es que se produce como consecuencia del crecimiento excesivo de las bacterias dañinas en la vagina. Cualquier mujer puede contraerla, pero existen algunas actividades o conductas que exponen más a unas que otras a contraer la enfermedad. Tal es el caso de:

• Tener una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales.
• Hacerse duchas vaginales frecuentemente.
• Utilizar un dispositivo intrauterino (DIU) para evitar el embarazo.
La vaginosis bacteriana no se contrae por el contacto con los inodoros, lencería, piscinas o por tocar los objetos que las rodean. Las mujeres que nunca han tenido una relación sexual muy raramente se ven afectadas.

¿Qué siente una mujer con vaginosis bacteriana?
Las mujeres con vaginosis bacteriana pueden tener un flujo vaginal anormal, blanco o gris, con un olor fuerte desagradable (a pescado), especialmente después de haber tenido relaciones sexuales. También pueden sentir ardor al orinar o picazón en la parte externa de la vagina. Algunas manifiestan no tener ni signos ni síntomas.

¿Cómo se diagnóstica la vaginosis bacteriana?
Su médico recolectará una muestra de flujo en su vagina con una pequeña torunda mientras la somete a un examen ginecológico, y luego realizará algunos análisis básicos en el laboratorio.

¿Cómo se trata la vaginosis bacteriana?

Su médico después de evaluarla, le recetará el medicamento apropiado para recuperar el equilibrio de las bacterias naturales en la vagina.
A pesar de que se desconoce si la vaginosis bacteriana se transmite sexualmente, a la pareja(s) se le debe hacer un examen para detectar este padecimiento y otras enfermedades de transmisión sexual. Esto es aún más importante si la vaginosis bacteriana es recurrente.

¿Qué complicaciones puede tener la vaginosis bacteriana?

• Si no se la trata, la vaginosis bacteriana puede aumentar el riesgo de la mujer de contraer una enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), la cual por lo general no presenta síntomas.
Sin embargo, cuando éstos se manifiestan pueden incluir dolor del bajo vientre, retortijones, ardor al orinar, dolor o sangramientos durante o después del coito secreción vaginal inusual, náuseas, vómitos y fiebre.
• Si no se la trata, la EIP puede dificultar o hacer imposible un embarazo. También puede llevar a un embarazo “de trompas” (ectópico) y a un dolor pélvico crónico.
• Sin tratamiento, la vaginosis bacteriana también puede facilitar el contagio con el VIH o su propagación.
• En la mujer embarazada puede aumentar el riesgo de complicaciones del embarazo. Muy a menudo dan a luz bebés prematuros o con bajo peso al nacer.

¿Cómo se puedo evitar la vaginosis bacteriana?

• Usar preservativo de látex o poliuretano cada vez que se mantienen relaciones sexuales puede disminuir la posibilidad de volver a tener la infección.
• Limitar la cantidad de parejas sexuales.
• No utilizar duchas vaginales ni limpiar enérgicamente la vagina con jabón ni otros productos de higiene femenina. Estos productos pueden alterar el equilibrio normal entre bacterias “buenas” y “malas”.

RECUERDE:

Si tiene síntomas o piensa que tiene vaginosis bacteriana, hágase examinar y trátese de inmediato para evitar complicaciones.

Comentarios